EL HOSPITAL DE LA TRANSFIGURACIÓN – Stanislaw Lem. Impedimenta, 2008.

Por Tomás Ferri.

Stefan, un joven médico, viaja al pueblo natal de su familia para asistir a un entierro en representación de su padre enfermo. En sus primeras reflexiones mientras vaga por el cementerio y en las conversaciones aparentemente trilladas con sus familiares se empieza a delinear la atmósfera que se respirará en todo el libro: “asisten al entierro de la patria”. Parafraseando al narrador parece que Stefan no solo confundió a su familia con su patria sino que su destino va siendo trazado por el destino de su país. Tras despedirse de su familia Stefan se desvía de su rumbo original y acepta un trabajo en un hospital psiquiátrico que, aunque distante de cualquier centro urbano, es permeado por los rumores que llegan sobre la suerte de su país. Alemania acaba de invadir Polonia y parece que las cosas empiezan cambiar ante los ojos impotentes de toda una nación.

Dentro de los muros del hospital se empieza a desarrollar una trama en la que perdemos de vista los límites entre la demencia y la razón. Los enfermos mentales y las prácticas poco ortodoxas de sus colegas y de las enfermeras que en comienzo parecen abatir a Stefan son comparables con la atroz locura que se extiende no solo por su país sino por toda Europa.

Cuando se recuerdan a las víctimas de la segunda guerra mundial casi nadie menciona a los enfermos mentales diagnosticados que fueron las primeras víctimas del proyecto que Hitler intentó extender por Europa. Lem nos trae a la memoria el trágico destino de todos esos indefensos y se vale de ellos y su entorno —el hospital psiquiátrico— para escribir una triste metáfora de la segunda guerra mundial. Hay verdades que a fuerza de darles la espalda esperamos que se conviertan en fantasmagorías, ¿quién no estaba contagiado de la locura? Quienes obedeciendo órdenes propagaban el proyecto, quienes se escondían detrás de la incredulidad o la impotencia, sin lugar a dudas parece que todos fueron derrotados por la locura.

El Hospital de la transfiguración es la primera novela de Stanislaw Lem, y podríamos decir que es una rareza si tomamos en cuenta que Lem es una de las grandes figuras de la ciencia ficción cuyo reconocimiento mundial ha saltado hasta el séptimo arte donde una de sus obras más celebres, Solaris, ha sido llevada un par de veces a la pantalla gigante —la adaptación de Tarkovsky es considerada una obra maestras del cine—. El hospital de la transfiguración, que tiene tintes autobiográficos ya que Lem estudiaba medicina cuando Alemania invade Polonia, es una novela que con un lenguaje sutil y unas escenas cotidianas (hasta la demencia se vuelve rutinaria) nos ofrece una mirada descarnada de un hito histórico que para muchos sentenció la desesperanza en la condición humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s