El camino del tabaco. Erskine Caldwell. Oveja negra, 1985.

 

 

Por Mauricio Vargas Herrera

Estados Unidos se ha presentado ante el mundo como un país espléndido y próspero frente al mundo desde que tengo memoria. Sin embargo, no puede acallar las tristes realidades que habitan en sus recónditos parajes. Tristezas que, de alguna manera, cimentan esa famosa prosperidad. La literatura ha sido siempre una ventana por la que podemos ingresar a la oscuridad que subyace tras la cegadora luz blanca, roja y azul.

El camino del tabaco de Erskine Caldwell es una pequeña pero deliciosa pieza que retrata la vida de una típica familia del profundo sur estadounidense a comienzos del siglo XX. Los Lester, sumidos en la miseria abssoluta, sobreviven con migajas, esperanzados a levantar una agotada cosecha de algodón, empresa inútil ante la llegada de las hilanderías. Su situación es tan triste que resulta patética. Aquella cotidianidad de es la piedra en el zapato del orgullo norteamericano. Esta novela nos muestra la pobreza, la ignorancia y los problemas raciales que han aquejado la historia del país durante tantos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: