Juventud americana – Phil LaMarche. Anagrama, 2009.

Por Alejandro Torres.

Teddy se asoma a la ventana a vigilar que no haya moros en la costa. Mientras, escucha un estallido al otro lado de la puerta, sabe que lo peor ha comenzado. No hay vuelta atrás. LaMarche, un tipo no muy reconocido en el inmenso mar de la literatura norteamericana, nos ha traído un fresco de la américa profunda. Una novela intensa donde el dolor es la fuente de la madurez y las cicatrices hacen las veces de las rayas que mamá solía señalar en el marco de la puerta verificando que aumentaba nuestra estatura. Estados Unidos es algo más que todos sus Soap Operas y sus espectáculos; es una herida abierta en las vidas acostumbradas a nadar entre la sal del olvido y las deudas y la rabia de saber que no se pasará de allí. Una novela inolvidable sobre perdedores radicales y niños que se hacen hombres al acercarle el rostro al odio y al abismo de vidas grises y sin futuro. Si lo suyo son los thrillers naturalistas en pueblos agonizantes y ebrios de sus costumbres; el efecto de dominó que solo trae una caída tras otra, sin término, esta es su novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: