An American Crime (película) – Tommy O’Haver. USA, 2007.

Por Alejandro Torres.

Dicen que Lyndon B. Johnson llegói para recojer los pedazos de un Estados Unidos en quiebra moral; Que Kennedy murió asesinado mientras su sangre ocultaba la pobreza y la falacia del sueño americano. Las imágenes de la recién inaugurada juventud son falsas. la música de Simon & Garfunkel solo alcanzaba a llegar a una clase media alta que no le interesaba ver a las madres pauperizadas por su progenie mermada en Vietnam. Mientras los Beatles aún no cantaban por una revolución y los Beat ya habían abandonado el camino, En Indianápolis se daría uno de los casos que mejor ejemplifican los alcances de la inhumanidad. Mientras las familias de los suburbios aseaban su porche y podaban su jardín, Sylva Likens era torturada sin piedad por los niños del vecindario. No todo tiempo pasado fue mejor. La maldad en estado puro no conoce de épocas. Solo se refina con el tiempo. Esta es una pequeña mirada al sótano de Norteamérica. Esa que muy bien escondió la Coca-Cola y la revolución cultural de los sesenta. Lo malo es que los hippies no alcanzaron con sus manos lo más atávico de una sociedad que adora la violencia y el espectáculo. Cada uno solo. por su cuenta. Imagino qué pensaría Ayn Rand, adalid del individualismo, si hubiese conocido a los niños que jugaban con Sylvia Likens o, mejor, con lo que quedaba vivo en ella.  De cualquier forma, una buena película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: