COSMÓPOLIS – Don DeLillo – Seix Barral 2003

Por Tomás Ferri.

En la novela “Un día en la vida de Iván Denísovich”, Aleksandr Solzhenitsyn, nos relata los horrores que sufre un preso en un gulag de Siberia en un día cualquiera, como tomado al azar, porque todos los días terminan siendo el mismo día debido a esa especie de perversidad que termina generando la repetición. Asimismo, en “Cosmópolis”, Don DeLillo nos lleva a recorrer una metrópolis en un solo día donde en apariencia la ciudad es abrumada por un sinfín de acontecimientos que a la postre termina replicando una y otra vez el mismo día: embotellamientos, gente corriendo para o del trabajo, robos, asesinatos, protestas, funerales, complots, negocios, competiciones… ruido y más y más atascos e interminables bocinas de autos protestándole a la nada.

Nuestro guía atraviesa la ciudad en su limosina porque HOY tiene el capricho de cortarse el pelo. En el transcurso del viaje se suben y bajan de la limosina su asesor de seguridad informática, su analista de divisas, su especialista en teoría, un médico para su diario chequeo y también entre atasco y atasco encuentros fortuitos con su mujer —que él preferiría que fueran furtivos y sexuales—, con quien lleva unas semanas de casado y de quien desconoce casi todo excepto la cantidad de millones en su cuenta y lo extraordinariamente mala poetisa que es. Eric Parcker es capaz de amasar una fortuna en un segundo y perderla en el siguiente en el mercado incontrolable de divisas. Es allí, en esas fracciones de segundo, en la expectativa del especular y esperar cómo van a caer los dados, donde él puede percibir ese sin número de matices que conforman la vida —la cual tacha de demasiado contemporánea—. Porque como él mismo reflexiona, el tiempo es ahora un activo empresarial. “Todo el mundo ha dejado de pensar en la eternidad. Se concentran en las horas, en cantidades de tiempo mensurable, en horas humanas, para emplear con más eficacia la mano de obra”, le explica su asesora en teoría. Entre las reflexiones irónicas que hace del capitalismo, de la información digital, del poder financiero, de la globalización y de la tecnología mezclados con las del terrorismo, la temporalidad del ser humano, la ambición, el sexo, el dinero, etc., termina por brindarnos una visión casi total —¿fatalista o fiel?— de la posmodernidad. La obsesión actual no de pensar sino de vivir en el futuro es lo que hace que durante todo el viaje a Eric le ronde la idea de que todo se está quedando obsoleto: “¿Por qué tenemos aún aeropuertos? ¿Por qué se llaman aeropuertos?”. Sobre todo el lenguaje: “¿Por qué se llama padrastro a un padrastro? Eric casualmente sabía que el término procedía de una época arcaica y tenía raíces en el tormento y el dolor”. Para él es como si siguiéramos anclados a un lenguaje, unas palabras que no representan nuestros tiempos ni mucho menos los que vienen sino un pasado anticuado: “Estaba pensando en los cajeros automáticos. El vocablo había envejecido, lo lastraba su propia memoria histórica. Funcionaba con sentidos cruzados, incapaz de rehuir la inferencia del empleado de carne y hueso, embotado y zafio, y de sus propias extremidades remangadas, de sus movimientos a tirones. Era un término que formaba parte del proceso que la máquina aspiraba a reemplazar. Era antifuturista, tan entorpecido y mecánico que difícilmente podría estar más pasado de moda”. Entre todas estas reflexiones —la mayoría de las veces en un tono satírico—, la “psicótica” excitación que le produce estar al borde de la quiebra y una amenaza real contra su vida, la trama final va tomando unos tientes que nos hacen recordar a American Psycho de Bret Easton Ellis.

DeLillo nos sienta, desde la primera página, en la limosina y con todas las perspectivas —el parabrisas, el retrovisor y las ventanas laterales— nos empieza, más que a mostrar, a interrogar sobre los grandes temas de nuestro tiempo.

David Cronenberg hizo una fiel adaptación para el cine de este libro en 2012. Aquí podemos ver el tráiler pero, como siempre, sugiero que primero leamos el libro.

http://www.youtube.com/watch?v=-myQ6vJTUE0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s