‘Halloween’: A Cut Above the Rest (documental) – USA, 2003.

Por Alejandro Torres.

A casi todos nos han preguntado alguna vez a qué le tenemos miedo. algunos le tememos a la oscuridad, a la soledad, otros a perdernos,  a no despertar, en fin. Son demasiados los tipos de miedo para enumerarlos aquí pero, hay un tipo de temor muy particular que le debo desde hace muchos años al maldito genio de John Carpenter y es el miedo a un rostro inexpresivo. Vamos a suponer que tenemos que defendernos de alguien que nos va a hacer daño y le golpeamos o lo cortamos con fuerza. Uno espera que muestre dolor, que reaccione con una expresión amarga en el rostro. Desde que vi Halloween hace más de 25 años no he podido reponerme de la impresión de un loco que no se detiene por más que lo presiones y que, aparte, no puede saberse si le duele nuestra ofensiva. Así que he creído siempre que un rostro que no responda a nuestros actos y siga plano, sin risa, sin furia, sin dolor, es el rostro de la locura; la faz misma del terror en estado puro. John Carpenter lo sabe y en este magnífico documental nos revela lo difícil que puede ser llegar a asustar a un público apaleado por la violencia. Descreído de antemano y anestesiado por saberse en el territorio seguro de la silla de un teatro. Levantar a gritos la audiencia, hipnotizarla y mantenerla a la expectativa no es cosa fácil. Sin embargo, Halloween llegó para quedarse como una de las mejores historias de horror jamás narradas; tanto que ha sido considerado el film de terror más exitoso de la historia. A lo mejor mi gusto es muy demodé, pero de algo estoy seguro: este cuento hiela la mente y ata a la silla. El documental es un homenaje ya debido a este momento inaugural de la mejor década del mal gusto y la salsa de tomate. Es imposible imaginar los años ochenta sin este director y sin este antecedente en particular. Halloween siempre será un referente obligado. Luego de su aparición, como un efecto de bola de nieve, todos quisieron imitarla y salieron a la luz con mayor o menor gloria personajes como Freddy Krugger, Jason y Chucky. Todos hijos del gran Michael Myers y sin duda del inolvidable abuelo Slasher: Norman Bates, el adorable manager de un hotelito siempre a la espera de chicas que enfurezcan a su castradora madre. En Octubre no hay nada mejor que repetir y volver a los orígenes, a esa época fundacional del moderno cine de horror.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: