NO HAY NADIE EN CASA – Dubravka Ugrešić – Anagrama 2009

image

Por Tomás Ferri
Nunca he entendido por qué los hombres no levantan monumentos a la patata, por ejemplo (a decir verdad los holandeses se han acordado de regalar una patata de porcelana azul de Delft a sus nuevos ciudadanos cuando éstos adoptan la nacionalidad holandesa). Pero no, el hombre, esa criatura sumisa, prefiere erigir monumentos a sus políticos. Sin embargo, la patata lo alimenta y los políticos lo arruinan. Pero el terco ejemplar humano sigue levantando estatuas a sus héroes, los cuales al final resulta que eran unos criminales. Qué le vamos a hacer, el hombre tiene alma de camarero, siempre dispuesto a servir incluso sin propina. (Fragamento)   En su mayoría artículos que escribió para periódicos que ahondan entre otros temas en la cotidianidad de hordas de inmigrantes que deambulan en el mundo como —en la mayoría de los casos— indeseados gitanos contemporáneos, la historia y la cultura como las armas de destrucción masiva más letales a las cuales pueden apelar los nacionalistas para arrancar sus campañas genocidas, la identidad como el rasgo colectivo y personal más superfluo y sustituible, la ostalgia que más que la nostalgia por la Europa del este (La Europa comunista) es el derecho a recordar el propio pasado, a no tener que aceptar la versión “oficial” de nuestro pasado reescrito a conveniencia y a no tener que actuar como si “el síndrome de la falsa memoria” nos atacara colectivamente, los famosos que actuando como profetas contemporáneos son los diseñadores totales  (y totalitarios) de nuestra vida cotidiana (Como Pablo Coelho Estrella pop de la espiritualidad que de manera camaleónica satisface los criterios de todos sus clientes), escritores que bajo el yugo del mercado solo escriben sobre los estereotipos que los consumidores tienen de su cultura, feministas que no hacen otra cosa que reafirmar la cultura machista, la felicidad como producto exclusivo “hecho y comercializado” por los americanos, y también sobre mercadillos, bicicletas, manicure, postales de vacaciones…  Como ella misma se describe es una escritora que “GRUÑE” que no se esconde bajo una visión y un lenguaje “correctamente político” y que con el pulso de un cirujano le quita el velo a nuestra cotidianidad para dejarnos ver que en esencia es a la vez brutal y cómica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s