Notas de inframundo – Alejandro Cortéz Gonzáles. Ediciones Universidad Central, 2010.

Por Alejandro Torres.

Es bueno reír de si mismo. Hay una zona de referente obligado para la identidad de una persona y esa es la música que a cada cual le gusta. Define cosas tan importantes como los sitios en los que uno podría sentarse a tomar unos tragos, los espectáculos que le interesan, los libros que lee o deja de leer, las cosas en las que uno cree, incluso su manera de vestir. Digo esto porque cuando lo que a uno le gusta para poblar su estética sonora es ese cosmos llamado Metal, lleno de ruido y oscuridad gratuita para muchos, dotado de sentido y una rara belleza para otros, es una estética que puede casi que llenar absolutamente las horas de un ser humano. Por lo que se puede hablar del metal como constructor de un estilo de vida en las urbes. Entonces leerse en una novela, verse reflejado hasta cierto punto en las historias de este metalero literario, es reírse un tanto de sí mismo. Cae uno, entonces, en cuenta de que se puede entregar mucho a un gusto; pelear hasta la sangre por él y dejarse arrastrar por las calles en horas en que uno busca su sombra al son duro de las guitarras y las baterías galopantes del metal. Alejandro Cortés logra dar en el clavo de la historia con un relato sencillo sobre este gusto y sus adeptos, sin florituras y, por momentos, bastante divertido. En fin que nunca me había estrellado con el metalero en las letras, no más allá de las biografías y la historia del movimiento. Novelas con sabor a Bogotá y a Metal no me parecen nada mal como idea, Ojalá vengan más. Los invito a lanzarse a la lectura de este breve pero buen divertimento. Quien quita que luego de leerlo, alguien más quede infectado con la velocidad que a tantos nos ha llevado a tener nuestra propia banda sonora para pasar la vida. Una de sonidos que no se dejan agarrar fácil. Una que nunca, como todo lo bello, dejará de ser una amante cruel pues nunca será suficiente. Pesada, rápida y avasallante. Sirva este libro de ejemplo para las generaciones venideras de que en este gusto musical no solo anidan gentes violentas, intolerantes  y sedientas de estupidez e ignorancia disfrazadas de negro. Una cosa es el gusto Rock pesado y otra el gusto por el ambiente pesado.

Anuncios

Un comentario en “Notas de inframundo – Alejandro Cortéz Gonzáles. Ediciones Universidad Central, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s