Diálogos de Borges y Sábato / Compilados por Orlando Barone. Emecé Editores, 1976.

Por Alejandro Torres.

Si las librerías y las bibliotecas dedicaran un espacio a los diálogos literarios, aparte de las novelas y de los cuentos; de los ensayos y de la crítica, quedaría un rincón curioso, como hiperbólico, donde se agrupan las conversaciones, los diálogos, esa discusión amable que ya de por sí tienen los libros entre ellos y también con los lectores. Hay entonces en ese anaquel aún imaginario, pues no he visto nunca una división así en ningún estante, un volumen al que le tengo un especial aprecio. Son una serie de contrapuntos que Borges y Sábato tuvieron a finales de 1974 y hasta principios del 75. Quiero imaginar a este par de porteños en un café esquinero y céntrico de Buenos aires o en una salita de estar de algún apartamento neutral, donde esta contienda amistosa se dio como una partida histórica entre dos grandes de nuestra lengua. Universales como eran, los imagino también escuchándose mientras hacen música con las palabras o creaban mareas de silencio. Me figuro, así mismo, gente alrededor, callada pero expectante al siguiente movimiento de cualquiera de estas dos enormes personalidades. Alejados por diferencias políticas y de carácter durante veinte años, seguro esta conversación entre Borges y Sábato, sostenida casi semanalmente, pudo haber sido considerada una de las grandes partidas literarias del siglo y a su vez la oportunidad precisa de acabar con esas diferencias, sin adulterar (cosa inprobable, además) la posición de cada uno. Quiero ver este diálogo así, no por la distancia intelectual entre ambos sino por lo rico de los matices que cada uno, Borges y Sábato, pudieron dar a esta reunión que recién me llega a las manos como la oportunidad de revivir las charlas en que ellos emularon a los antiguos que dieron a nuestra humanidad el mejor género, la discusión avivada por la experiencia en la busca del saber. Así resultó, de estas intimidades compartidas, un volumen que rinde homenaje al saber y la amistad. Que se aleja de la cita docta y la posición acalorada, para dar paso a la memoria, las ciudades, las lecturas compartidas, las tragedias y la vida misma, encarnadas en las palabras cruzadas que acechan preguntas y respuestas siempre interesantes. Fue como un partido de fútbol (con perdón de Borges) literario, aunque con la diferencia de que no había más objetivo que azuzar el saber vivo y no sedimentado  de este par de conjurados. Con algo de tristeza va uno viendo como se acerca el final del libro y ya sabe que esto no perdura; que ya no quedan casi sábados imaginarios y que se me acabó esta conversación que desearía hubiese sido más larga. Sé también que Borges era ya frágil en ese entonces y que los compromisos de ambos le robaron tiempo a la grata cita. Detrás de cada página anida en este libro un universo atrapado entre lo que pensaban Sábato y Borges sobre mucha cosa de la vida. Me queda la imágen posible que me regalan sus palabras, de un Borges irreductible, sabio y memorioso, tanto como la de un Sábato respetuoso y amigo pero ávido de generar controversia y mostrar su compromiso, su pasión por la juventud y la revolución en el más amplio sentido.  Hay conversaciones tan llenas de vida que uno piensa que es la misma charla siempre; una que no se ha interrumpido desde las oscuras puertas de la plaza donde Sócrates quemaba muchas noches con sus amigos haciendo arder las palabras. Decía Borges con temor, en uno de estos diálogos, que la literatura corre el riesgo de convertirse en periodismo, víctima de la crítica y la reseña; del informe y la promoción espuria pero, no es inoportuno abusar de la letra si uno desea recordar la pasión con la que recorrió estas páginas y quizá afrontar una forma interesante de olvido en esta forma. A veces se escribe sencillamente para no dejar volar del todo esa especie de música que uno creyó escuchar mientras pasaba las páginas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: