Querida: Voy a comprar cigarrillos y vuelvo (película) – Mario Cohn y Gastón Duprat. Argentina, 2011.

Por Alejandro Torres.

Vengo descubriendo un imperdible literario. Como los Odradeks que se cernían sobre los escritores portátiles de Vila-Matas, Alberto Laiseca me viene siguiendo los pasos con sus relatos del realismo delirante. Al principio creía que era solo una cosa de haber pasado por Youtube una noche a verlo contar cuentos de terror pero, poco a poco, me lo he ido encontrando en notas a pié de página, periódicos, antologías, blogs y ahora detrás de un par de buenas pelis. Es como sí la nube de humo de tabaco que permanentemente lo envuelve, me hubiera seguido hasta mi casa y ahora no sé si se ha convertido en un raro fantasma de la biblioteca. Esta es la hora en que no he podido abordar uno solo de sus libros (acá difícilmente se consigue algo de su obra) y ya me tiene arrumbado en una esquina con lo poco que sé de este fumador de letras. El caso es que he dado con una peli que se basa en uno de sus relatos. Casi no se puede comentar pues es empezar a transcribirla y ese no es el objetivo pero, si de algo sirve, les aseguro el extrañamiento frente a la pantalla. Un tipo le ofrece a otro la oportunidad que todo el mundo se ha imaginado aunque sea por un segundo: poder volver al pasado pero con la experiencia de lo sabido, hasta hoy, intacta. Como un muchacho de veinte pero con lo que ha llegado a recoger a los sesenta años de vida. Si tuvieras la oportunidad de regresar a tus veinte, con la mente de tus cuarenta, qué harías. Cambiarías algo? Vale la pena preguntárselo y esa pregunta con sus probabilidades es la materia de esta peli a un mismo tiempo macabra y divertida. Nada de cine culto pero si de culto. Mientras tanto dejo que el fumador que escribe, su sombra, es decir, me siga mientras emborrono estas líneas. Me desespera un poco no poderlo leer. Ya aparecerá algo. Quizá sea la forma de aniquilar el fantasma. Leyéndolo. Medio mundo lo recomienda diciendo que Alberto Laiseca es ya un fantasma monstruoso que le ha dado un giro interesante a la narrativa latinoamericana. El problema es que está vivo y a los escritores vivos casi nunca se les cree ni se les aprecia. Es la muerte la que les da la justa inmortalidad o el olvido. Por su manera de vivir, Laiseca está corriendo a averiguarlo. aquí les dejo, mientras dure, un par de cositas que rondan en la red difundiendo a este raro.

Anuncios

Un comentario en “Querida: Voy a comprar cigarrillos y vuelvo (película) – Mario Cohn y Gastón Duprat. Argentina, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s