The Acid House (Movie) – Paul Mcguigan/Irvine Welsh. Uk, 1998.

Por Alejandro Torres.

Tres historias marginales con esa sazón desesperada y esquizoide del famoso creador de Trainspotting. Usando pocos recursos tecnológicos y muchos narrativos, la puesta en escena de estos hilos narrativos, nos deja la pregunta clave de si en verdad todo ese mundo de primera que nos muestra sin cesar el cine mainstream y los productos de marca, no serán más que un muro de contención sobre la cruda realidad de los ciudadanos de quinta que somo la mayoría que habita calladamente y sin esperanza este “dado roído a fuerza de tanto rodar” que es como llama al planeta, con justeza, César Vallejo.  Es sin duda un pasaporte en corto al suburbio británico. A toda la miseria Post-Tatcher y a esa escasa y barata alegría que proporciona la huída de la realidad cuando se viaja por los ríos del alcohol o las alas del humo. Un chico traicionado, un barrista reducido a un bebé y un hombre revertido en una marioneta de sus propias decisiones. las tres historias nos cuentan el mismo final. Parece que la vida hace por ti cuando dejas de hacer por ella. Y qué si no puedes hacer nada? si las cosas te han quedado grandes. Welsh nos grita a la cara si vamos a ser yunque o martillo. Mírenla y me cuentan. Dura, loca y cruda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s