Comida incorporada (Documental) – Emmy Robert Kenner. USA, 2008.

Por Carlos Alberto Ayala.

Hay un nuevo tipo de papel que impide de forma majestuosa que la salsa que acompaña una hamburguesa caiga sobre el regazo del comensal. Es algo maravilloso poder llevar a la boca un trozo de filete emparedado sin tener que pensar que nuestra ropa va a terminar adornada con la bandera multicolor de la comida rápida. El papel es de textura parafinada, suave al tacto, no es grueso y permite dobleces de maniobra en el momento de preparar el bocado; por supuesto, tiene impreso el logo de la compañía que vende la solución alimenticia.

Los avances en este campo son asombrosos, no solo en tecnologías de empaque, está el desarrollo de la maquinaria que permite una cocción veloz e higiénica, sistemas de producción veloz y efectiva, etc. Bueno, o eso parece a primera vista: la impresión que tenemos de la comida que adquirimos en renombrados sitios de este tipo, es que allí, detrás de esos horrendos y limpios uniformes encontraremos alimento no muy económico, pero al menos limpio.

Error.

Corrección del error: eso va a pasar nunca, el negocio de las comidas rápidas es asqueroso y siniestro. Food inc, es un entretenido y adecuado documental que nos lleva a ver el interior de esa pequeña bola de carne molida que luego será cocinada para la perdición de nuestros estómagos.

Horror.

De eso habrá un montón en el viaje al que nos invita el director y los realizadores de este recorrido salvaje: una tolva que deshace en un solo movimiento a pollos, vacas y cerdos, usando como aderezo su propia porquería: plumas, pezuñas y mierda, para luego ser licuada con amoniaco y uno que otro truquito químico que hará de la masa un producto de alta calificación en los estándares de… la verdad no se sabe de qué, lo que si podemos concluir es que definitivamente ensuciar nuestra ropa en el momento de llevar a cabo la operación de tragar un bocado de hamburguesa, es lo que menos debería importar.

Segunda mirada.

Detrás del horrendo uniforme hay un ser humano deprimido o alienado (ya saben, algunos entran a trabajar a Mc Donalds, pensando que el sueño americano ha llegado hasta nuestra puerta) que está dispuesto a darte de comer, de servirte y de sonreír por unos cuantos centavos de peso latinoamericano, para satisfacer tu deseo de llenar la barriga de eso.

Food inc, la invitación perfecta para que dejes de invitarte a morir con un bocado de grasa (y solo ellos saben de que más, porque en el documental no logran enseñar muy bien el asunto, debido a la censura) entre la boca.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: