Esperando a Superman (Documental) – Davis Guggenheim, 2010.

Por Alejandro Torres.

Estados Unidos, el país más poderoso del mundo; el más polémico y uno de los países con mayor número de premios Nobel en casi todas las áreas del conocimiento y las artes es, hoy día, el lugar donde peor se educa dentro de ese privilegiado grupo de naciones que decide por todas las otras del orbe.

Sin embargo, aunque no se trate de nuestra realidad, vale la pena darle un vistazo a este estremecedor documental en la medida en que también habla del resto de lugares del mundo en el que Colombia está muy por debajo de estas naciones boyantes de ciencia y tecnología. Las pregunta es hacia dónde nos dirigimos con un sistema educativo inicuo que no da garantía alguna para la supervivencia. Un modelo educativo que se deshace de su obligación cumpliendo con menos de lo mínimo para arrojar luego carne de cañón y cuestionarla o marginarla por su imposibilidad para socializar y avanzar cuando lo único que hay es una brecha cada vez más grande entre ricos y pobres. Trazando varias historias de vida, nos vamos adentrando en un sistema educativo plagado de vicios y gentes amañadas con su puesto: maestros malos que no pueden ser despedidos y que no van a mejorar puesto que tienen un lugar vitalicio en el estado y sólo les preocupa su salario. Un sindicato que lucha por sus intereses y no por la gente. Un sistema de becas que no alcanza a cubrir la inmensa y siempre creciente demanda; además de un modelo disfuncional que tiene a la nación del Ipod en un estado avanzado de mala deseducación y bajos niveles de desarrollo intelectual. En fin, solo se entiende si se observa y este documento es válido para escarbar también sobre nosotros los colombianos pues, no me extraña, es probable que estemos peor en casi cualquier caso ya que en el país del carriel que avala la motosierra y las camionetas como filosofías de vida es seguro que la educación es mal vista por quien ya logró pasear a su finquita. No me extraña tampoco que, en unos años los hijos de estos alegres finqueritos, por no hablar de el resto de nosotros, pierdan lo ganado tras pelear en vano contra un mundo cada vez más exigente en cuanto a experticia y conocimiento.

Sin embargo, hay una esperanza. Pero hay que abrir los ojos, investigar, participar y decidir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: