EL ADVERSARIO – Emmanuel Carrère, Anagrama.

Por Óscar Javier Jiménez.

¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué pasa por la cabeza de la persona que duerme a nuestro lado cada noche? ¿Qué hace cuando nadie la ve? ¿Cuáles son sus pasatiempos secretos? ¿Cómo satisface las necesidades de cualquier tipo que, irremediablemente, la vida de la familia deja inatendidas? ¿Oculta algo? ¿Qué? Y a la inversa, ¿cuál es nuestro pequeño o gran secreto? ¿Qué tanto le ocultamos de nuestra propia vida a nuestra esposa, a los amigos, a los hijos, a nuestros padres?

El adversario es una historia escalofriante, escrita sobre hechos reales: en 1.993, en una pequeña población cercana a Ginebra y habitada por profesionales de clase media alta, en su mayoría funcionarios de agencias internacionales, en fin, gente culta con la vida más que resuelta, Jean Claude Romand asesinó a sus dos hijos, a su esposa y a sus padres, y luego intentó sin éxito quitarse la vida. Romand, médico adscrito ala OMS, 34 años, respetable ciudadano, padre cariñoso, hijo devoto… la historia causó estupor entre allegados y conocidos, que no comprendían un desenlace semejante para una vida aparentemente perfecta. Sólo que tras la tragedia, toda la vida de los Romand se vino abajo como un escenario de utilería. Su nombre no figuraba en la nómina dela OMS, ni de los institutos de investigación a los que decía estar adscrito. Ni siquiera figuraba en la lista de graduados de medicina de la Universidadde Lyon, de la que todos le suponían egresado. Por dieciocho años mintió: cuando sus padres de provincia le suponían estudiando, él pasaba los días encerrado sólo en su pensión de estudiante. Una vez casado, salía al trabajo cada mañana y volvía en la noche, y durante el intermedio leía revistas y periódicos, y libros de diversos temas, dormía dentro del carro, vagabundeaba, se perdía por los bosques. Para mantener un estilo de vida cada vez más burgués, estafó sucesivamente a sus padres, suegros, tíos, a su amante…los frecuentes viajes de trabajo, a cursos o congresos, eran excusas para pasar tiempo a solas, días enteros encerrado en un cuarto de hotel, mirando el vacío, su propio vacío. Amenazado por la ruina, las deudas, y la inminencia de ser descubierto, optó por matarlos a todos, y matarse, antes de soportar la mirada de los suyos sobre su vida desnuda de engaños.

Esta crónica implacable recrea no sólo los detalles de los crímenes de Romand, sino sus motivos, sus mentiras sucesivas, mientras busca la clave de una cotidianidad cimentada en el engaño y aceptada de forma pasmosa por todos los que rodeaban a éste personaje desconcertante, que para poder mentirle a los demás debió, en algún punto, empezar por mentirse a sí mismo. El autor conoció a Romand y a los de su entorno, acudió al juicio, mantuvo correspondencia con el hoy condenado, y fruto de todo ello escribió un libro que casi siempre es desolador, frío, brutal, inexorable. Un libro después del cual uno siempre se preguntará, quién esa persona que está al lado y a quien crees conocer. Quién eres, en definitiva, tú mismo.

Anuncios

Un comentario en “EL ADVERSARIO – Emmanuel Carrère, Anagrama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s