El ilusionista (película) – Sylvain Chomet, 2010.

Por Alejandro Torres.

Los magos no existen, la magia si. Mucho de ilusión tiene este nuevo mediometraje animado del director de “las trillizas de belleville”; siguiendo la  línea del homenaje a la cultura europea de la primera mitad del siglo XX, Chomet nos introduce en las penurias de un ilusionista que no encuentra fácil su lugar en el mundo. Desarraigado y pobre, va con sus trucos de un puerto a otro mientras un amor filial y extraño se cuela en su vida y nos enseña a no dejar que la ilusión desaparezca. Lleno de nostralgia por los tiempos idos, este artesano de la imagen está dispuesto a tejer sentimientos con la animación. No me extraña que en el futuro su trabajo sea consuderado una joya pues logra reconstruir espacios para la memoria que, aunque no nos pertenece dado el contexto al que alude, nos da la impresión  de quedarse en un rincón que ya no podemos ignorar. Sin recurrir al diálogo excesivo de los personajes ni recargar de efectos su film, logra a punta de solo gestos que nos adentremos en las emociones de los personajes.  Siempre es grato saber que se siguen produciendo animaciones fuera del espectáculo norteamericano que privilegia el show sobre la historia y Sylvain Choomet no encandila con tecnología sino con arte hecho narrativa a la vieja usanza. Mi calificación es simple: inolvidable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: