La balada triste de Trompeta – Alex de La Iglesia, 2010.

Por Alejandro Torres.

Hay un rumor viejo, pero no sé que tan confirmado, que asegura que en España se editan más libros y se filman más documentos sobre la guerra civil que casi cualquier otro tema. Vengo entonces creyendo que la caida de los republicanos en la españa de los treinta es su falla en el disco duro más reticente y, de paso, que Alex de la iglesia se había demorado en hacer su particular aporte al tema. Alejado de la repetición habitual, nos sorprende con esta nueva pesadilla que apela a uno de los horrores infantiles más comunes: los payasos. Ligando dos momentos alejados entre sí por el arribo y ocaso de Franco, un legado de humor negro y payasos tristes nos ataca por donde menos se espera. Terrible y risible a un mismo tiempo, la balada es la historia de un circo medio pobre y poblado de espectáculos de feria en los que el director hace pequeños homenajes al cine  Freak narrando el descenso al averno protagonizado por seres marginales que dependen de un payaso para comer y de piruetas para vivir. Recobrando el espíritu de Perdita Durango y ochocientas balas, nos hace un retrato brutal de la locura que se esconde entre la gente acostumbrada a las máscaras, a esconderse tras otro rostro. En fin, un increíble paseo por los pasillos de la locura, salpicados de sangre y sadismo como sólo el creador de Acción Mutante o la Habitación del niño, podía lograr.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: