Nunca me abandones (película)- Mark Romanek, 2010.

Por Alejandro Torres.

Distópica pero hermosa hasta el tuétano, esta peli te eriza poco a poco la piel. Encerrados en una idílica casa-escuela, un grupo de niños en un ambiente soñado pero lleno de reglas que parafrasean el mundo exterior, se preparan como donantes de órganos. Su sociedad ha preferido hacer gentes sólo con  el fin de servir para salvar la vida de otros mientras la de estos niños no tiene significado más allá del historial clínico. Crecen con ideas televisadas y mímicas de la realidad. Cuando salen por fin a ella  en plena juventud, es para disponerse a donar paulatínamente su humanidad, trozo a trozo hasta ser eliminados. Un macabro semillero de órganos sin derecho a ser humanos. Qué hacer entonces cuando te das cuenta que no puedes amar pues tienes tu vida contada? Cómo demostrar que mereces ser normal y no un botiquín que camina? llena de arte, esta historia memorable nos cuestiona sobre nuestro papel en el mundo y sobre el valor de la vida.  Por si les interesa, está basada en una novela homónima del espectacular Kazuo Ishiguro, quien como siempre se lee delicadamente mientras te golpea a fondo, sin aliento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: