El fugitivo – Stephen King, 1982.

Por MauricioVargas Herrera.

El bombardeo de los medios y la dependencia de nosotros hacia la televisión es el tema que aprovecha King, llevando hasta los límites más desquiciados el tema de los concursos televisivos, tan populares en los Estados Unidos, para crear otra historia trepidante que no pierde tiempo con introducciones. La historia se desarrolla en un futuro cercano, el año 2025. En Norte América hay un programa muy popular llamado «El fugitivo» que es el de mayor audiencia y que despierta las emociones de los espectadores al máximo. Un grupo de mercenarios perseguirá a un concursante que tiene a su disposición todo el continente para escabullirse y mantenerse a salvo la mayor cantidad de tiempo posible. Por cada hora que se mantenga vivo ganará cien dólares y si lo logra durante un mes, será el ganador de mil millones de dólares. Pero no es tan fácil, porque hasta ahora nadie ha superado los ocho días. Y en ésta historia seguiremos en la huida a Ben Richards, un obrero que vive en los suburbios que han sido devorados por las ruinas y el olvido que ha dejado el progreso. Richards ha decidido participar por amor a su hija, con el objetivo de ganar el dinero suficiente para salvar a la pequeña de una enfermedad que la tiene al borde de la muerte. Pero el destino no está garantizado y la huida comenzará inevitablemente, en una prueba de supervivencia que será lo más radical posible para poder satisfacer al espectador morboso que mira desde la seguridad de su hogar.

Esta novela la escribió King bajo su seudónimo de Richard Bachman y debo decir que es una de las más serias. El autor utiliza la dependencia mortal de la televisión en un futuro cercano para trocarla en una obsesión indispensable, enfermiza y perjudicial de la sociedad. A través de la lectura iremos avanzando, capítulo por capítulo, titulado a manera de cuenta regresiva, lo que nos llevará a toda velocidad al desenlace. El fugitivo es una lectura llena de adrenalina que nos muestra de qué manera la marcha hacia el futuro no es precisamente un avance productivo y civilizado, más bien será la regresión de la especie humana a sus instintos bestiales más primitivos y sus ansias de muerte y sangre, solo que esta vez no tendrán armas para satisfacer sus necesidades impulsivas, simplemente tendrán el control remoto en sus manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: