UN SACO DE HUESOS – Stephen King.

Por Mauricio Vargas Herrera.

La obra de Stephen King se puede dividir en dos: la primera puede ir desde 1974 hasta 1992, en la que se podían encontrar historias sobrenaturales, terroríficas y amenazantes. Un terror puro. Pero a partir de 1992 sus novelas fueron encontrando nuevas formas de hacer terror y el autor empezó a manejar más sentimientos y experiencias más humanas. El terror es más pausado y cotidiano, pero con el estilo característico de King que jamás lo abandonó. Algunos dicen que sus historias han perdido fuerza y ritmo, mientras aumentan en extensión, pero creo que más bien han escudriñado en nuevos terrenos.

La novela que nos ocupa éste momento es una historia de fantasmas, por decirlo de la forma más simple. Pero no se trata de sustos y ya. Aquí se desenvolverán muchos acontecimientos que irán aderezados con lo sobrenatural. Michael Noonan, un escritor que se ha quedado sin ideas e inspiración, regresará a su casa en el lago para tratar de superar su crisis tras haber sufrido cuatro años tras la muerte de su esposa. Pero allí no encontrará la paz que necesita, porque sin querer, se encontrará de repente en una disputa por la custodia de una pequeña a quien su abuelo Max Devore, un anciano multimillonario con perversas intenciones que tiene al pueblo bajo su poder e influencia, quiere arrebatar de los brazos de su madre. Y aunque su corazón comenzará a recuperarse poco a poco, nuevos peligros se precipitarán en su contra cuando se percate que su cabaña es el sitio propicio para que se desaten numerosos eventos paranormales, pues Sara Risa, como ha sido bautizada la casa, oculta terribles secretos. Y mientras Mike Noonan trata de esclarecer los misterios que se tejen a su alrededor, su esposa, desde la dimensión de los muertos, hará lo posible por no abandonarlo en la lucha que deberá emprender.

En Un Saco de Huesos Stephen King nos transporta a un universo en el que la realidad y el más allá, con todos sus peligros, se tomarán de la mano y dejarán ver su verdadero rostro. Los protagonistas se verán enfrentados a la tempestad que se desatará en sus vidas, y el lector vivirá con ellos sus más profundos miedos y alegrías. La novela es de aquellas historias que, una vez terminadas, la empiezas a extrañar. Esta es una ocasión perfecta para descubrir un poco más al autor, pues siendo el personaje principal un escritor, se encontrará en él muchos aspectos biográficos, y quien haya leído algo de sus obras, no se defraudará con esta novela, que maneja un terror elegante y sutil, que ofrece buenos sustos y en la que se halla todo un amalgama de sentimientos esperando a ser rescatados de sus páginas así como las condiciones humanas que muchas veces ignoramos y aquí toman protagonismo: el interés por lograr lo que queremos a cualquier costo, el egoísmo, la desesperación y la angustia por perder lo más preciado de nuestras vidas, el reencuentro con el amor, la recuperación de las esperanzas ya perdidas y el terror, por supuesto, que hace parte de la vida de todos los seres humanos, sentimiento que Stephen King ha sabido definir y utilizar tan bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: