Revolutionary Road – Sam Mendes, 2008.

Por Alejandro Torres.

Ahora ya no la tengo fácil para hablar de estas pelis que ya tuvieron su turno pero qué hacer cuando es tan buena y tan nueva para uno? Si algo se debe abonar a este filme es que te pone a pensar largo rato. Sobre todo si perteneces a esa rara tribu de los hombres casados. Es ua peli ideal para ver con tu esposa, si la tienes. Es un desceno al infierno por un tobogán de circunstancias triviales pero que van puliendo ese desbarrancadero por donde se te van tus años y tus sueños. Ambientada en la norteamérica de los sueños de Eisenhower, una joven pareja con dos crios a cuenta, intentan dar un alto hacia un mejor destino; lo malo es que los dos planetas chocarán y nunca serán realmente capaces de ceder al deseo del otro. No es egoísmo, es solo que resulta imposible arrastrar o vivir atrapado en el sueño del otro. La peli queda redonda con la participación de una especie de conciencia ciega encarnada en un hombre que parece loco pero te va cantando verdades con inteligencia y desparpajo suficiente como lejía en tu piel. Duele. Es como si Cioran se hubiese metido a hablar del matrimonio. Pueden imaginarse la acritud y honestidad de sus palabras y como sus dardos nos llegan solo porque nos pertenecen. Una peli más para pensar un buen rato, no para pasarlo. Excelente y demoledora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: