Carancho – Pablo Trapero, 2010.

Por Alejandro Torres.

Buen cine latino: eso es raro de ver. Aunque imita ese tipo de historias de la vida cotidiana hoy tan en voga, esas que se cierran devolviéndote lo que diste algún día, sufriendo lo que a veces es tu propia medicina, Carancho tiene que ver con la realidad y eso es lo duro de aceptar. En el gran Buenos Aires, no hay lugar para todos y el pan se lo busca cada cual a su manera. Esta peli denuncia una práctica inusitada pero plausible: vivir de los accidentes de tránsito, jugando con las aseguradoras y tramando a los deudos de las víctimas para luego timarlos en la consecución de indemnizaciones. Cruda hasta el más mínimo detalle, es algo más que no aceptamos de nuestro pueblo latinoamericano: cada día es el último y es tu última oportunidad. Un final predecible pero lleno de trama, nos ofrece un par de horas atados a la silla. Gran logro en medio de un tema tan escabroso como el pan que se sirve a la mesa fruto del oprobio y el crímen. Excelente actuación de ricardo Darin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: