Un Profeta – Jacques Audiard, 2009.

Por Alex freyle.

Malik lo único que quiere es que pase el tiempo rápido para pagar su condena, pero el tiempo comienza mal en la jaula de concreto porque lo primero que le ordenan una banda de corsos que rigen la carcel es que mate a un personaje que pide una mamada a cambio de hachis; lo que Malik les dice es que el no esta acostumbrado a matar gente. Eso no le importa a los corsos, le dicen que lo mata o lo matan, así que de una forma viceral le enseñan una técnica de matar al objetivo con una cuchilla en la boca causando un corte en la yugular. Una película que saca a relucir el horror de las cárceles frencesas, y cómo los líderes de las bandas utilizan a cualquiera para cumplir sus objetivos,como dijera Richeliu…”las cárceles son las calderas del diablo, pero sin el diablo”. Porque estan regidas por algo peor…el alma humana. El PROFETA tiene un guión enigmático. Para los amantes de las cintas de cárceles ésta es un perla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: