La muerte en la calle – José félix Fuenmayor. Ediciones Papel sobrante; Medellín, 1967.

Por Alejandro Torres.

García Márquez, Cepeda Samudio, La cueva. Todos los días en mí trabajo de conseguir y vender libros, la gente me habla de ellos pero casi nunca me hablan de José Félix Fuenmayor. En medio de esa constante y nada injustificada simpatía por Gabo poco se habla de una de sus mayores influencias que, apenas hace poco, acabo de descubrir: La muerte en la calle. Una colección de relatos llenos de eso que luego dió en llamarse el realismo mágico. Llenos de esa fantasía cotidiana y de la extrañeza propia de su literatura, su encuentro fue, así mismo, mágico también. Una buena tarde alguien me trajo este libro contándome de la desilusión de haberlo recogido del suelo con seguridad de hallarse frente a su primera edición y tras buscar la fortuna de que estuvíese firmada por su autor, se encontró con que no; motivo por el cual me la vendió muy barata y yo si fijarme demasiado en una calurosa pero desconocida dedicatoria, en apariencia, lo dejé ubicado en los estantes de la pequeña librería que cuido. Así pasaron los días hasta cuando un cliente la preguntó pero, por parecerle muy vieja, me dijo que mejor le consiguiera la edición más reciente de Alfaguara. Me quedé mirando contariado el libro, pensando que iba a ser otro volumen difícil de poner en circulación. Me senté a ojearlo con ciuidado cuando descubrí que la firma que acompañaba la dedicatoria no era otra que la de su hijo Alfonso Fuenmayor, heredero de la tradición literaria del escritor de este volumen y miembro constante e influyente de eso que llamaron “La cueva”. Mayor no pudo ser mí alegría de saber que al cliente le había parecido (a mí también, hasta entonces) poca cosa. Una lección más de humildad y curia. hay que observar con cuidado y cariño cada libro que cae en nuestras manos, no sea que desechemos un pequeño tesoro sólo por su triste figura. no sobra decir que los relatos resultaron excelentes y me han reconciliado con el cansancio natural a causa del incesante ruido que existe sobre éste, quizá el más lúcido de los momentos de la literatura colombiana, si no el más famoso y cubierto de los momentos nuestros de las letras.  Estos relatos destilan maestría y sencilléz; son curiosamente atemporales y no se siente por ello su vejez. Creo que es hora de rescatar este autor y hacerle justicia. su lectura resultará del todo agradable y como decían en esos tiempos ya idos, de grata recordación. Una cosa más por sí les acaba interesando, la edición estuvo ilustrada, en su portada, por otro miembro activo del grupo La cueva: Alejandro Obregón.

3 comentarios to “La muerte en la calle – José félix Fuenmayor. Ediciones Papel sobrante; Medellín, 1967.”

  1. nirda zapatisca Says:

    esto es espantoso!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! que porqueria

  2. De que estaría hablando esta Zapatisca? A mi me pareció muy interesante y ahora buscaré libros de Fuenmayor (padre) para empezar a leer a los de la Cueva. Al único leído hasta ahora por el suscrito es García Marquez

    • “hay que observar con cuidado y cariño cada libro que cae en nuestras manos, no sea que desechemos un pequeño tesoro sólo por su triste figura.” .. Repito esto para hacer pensar a quien califica de porqueria algo que nunca va a poder elaborar porque esta cegado por la vanguardia y omite el valor del arte como manera de explorar las capacidades comprensivas del humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: