Zombie – Joyce Carol Oates. Harper Collins Publishers, 1995.

Por Alejandro Torres.

El doctor Frankenstein ha vuelto de la mano de Carol Oates y su regreso está bañado en sangre. Se han preguntado alguna vez por qué los asesinos se vuelven seriales? la respuesta más acertada que he conseguido apunta a reflexionar sobre la mente del asesino como un eje repetitivo de una fantasía inperfectible en la realidad. vemos o ven los deseos en la mente y luego, traspuestos a la realidad, lucen desiguales por lo que se deben repetir una y otra vez los escenarios deseados hasta perfeccionar al máximo la ilusión previa; de tal forma, es imposible dejar de matar. Eso le Ocurre a Quentin, personaje de esta fábula macabra. Está buscando un zombie pero nunca logra mantener a su creación viva. muere de ganas de someterlo y la presa perece antes de,  lastimada irreversiblemente, concretar siquiera una buena eyacilación. En definitiva, lo más alto que he podido llegar en hilos narrativos de asesinos. Su narración en primera persona lo hace más siniestro y adentrarse en la mente de Quentin es andar vagando entre infiernos donde las palabras no se detienen y el deseo de matar se va metiendo por los ojos. Una verdadera lectura compulsiva nos lleva por los caminos de un loco por la sangre bajo la suave piel de esas ovejas que logran quedarse en casa hasta viejas; escondidas detrás del cariño desmedido de su familia que no sospecha nada sobre la bestia que alimentan y llenan de fuerza para la carnicería. Si de novela gore se trata, Poppy Z. Britte, lo había logrado con su “arte más íntimo” pero J.C. Oates logra atravesar literalmente el pasado con un picahielo en la mano. Una oda al terror; a esa sensación que lo deja a uno creyendo que todo es probable en medio de la gente criada por la televisión y la comida chatarra. Urra! por la américa profunda, por la tierra prometida de los enfermos del consumo de violencia gratuita e irrefrenable. Por sí les interesa, esta novela hace muchos guiños sobre la vida de Jeffrey Dhamer, el infausto carnicero de Milwakee. Fue llevada a las tablas en 2008, generando fuertes críticas entre el público. Existe una versión en español, ya descatalogada por Mondadori en la colección 21. Habrá que remover cielo y tierra hasta que demos con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: