EL CHOFER QUE QUERIA SER DIOS – Etgar Keret, Emecé editores, 2004.

Por Tomás Ferri.

Unos días después de suicidarme, encontré trabajo aquí en una pizzería, que se llama Kamikaze y que… nos cuenta Keret la siguiente vida de Jaim, en un mundo donde sólo están los suicidas.  Jaim no encuentra esta vida menos sin sentido que la anterior; conoce a una chica espectacular que sostiene que esta allí por error pues ella nunca quiso cometer suicidio, encuentra un buen amigo jugando al pool, frecuenta el bar de los finados donde Kurt no hace sino lloriquear y pedir canciones de Nirvana…  “La colonía Kneller” es el único cuento largo en esta colección de 22 cuentos que con humor negro nos muestran las respuestas del hombre a la cotidianidad.

La recompensa que trae leer otras narrativas es poder encontrar escritores como Etgar Keret.  Si los profesores de literatura se saltaran, de cuando en cuando, el rígido pensum y aconsejaran a sus estudiantes leer escritores como Keret seguramente saldrían promociones y promociones de adictos a la lectura.  Sencillamente un placer leer sus historias cortas que nos atrapan con la velocidad con que nos va mostrando imágenes de las diversas facetas del ser humano.

Keret nació en Tel Aviv en 1967, es director de cine y escritor.  Es profesor adjunto en el departamento de cine y televisión de la Universidad de Tel Aviv.  La chica sobre la nevera (Siruela) es otra colección de sus cuentos que ya encontramos en español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: