Cigarros: Auster y Wang en un cuento de navidad

Por Alejandro Torres

Aunque siempre se ha dicho que el mundo se divide en fumadores y no fumadores y, si por casualidad no fumas, espero no sea un impedimento para disfrutar esta poética silente y amable entre el humo. Smoke (1995) dirigida por Wayne Wang y basada en un cuento de Paul Auster, ha sido calificada como una de las películas más bellas sobre New York.

La acción transcurre en torno a un almacén donde Auggie (Harvey Keitel) vende todo acerca del arte de fumar. las historias de sus clientes se cruzan con la suya, tejiendo la vida sencilla todos los días. a pesar de haber sido clasificada como comedia, pienso en Smoke como un drama sin par sobre la ciudad y su gente; la forma en que las vidas se cruzan y el extraño lenguaje que Wang funda como codigo o diálogo a traves del humo de cigarrillo. relatos de vida tan alejados como el de un chico que no conoce a su padre y salva a un escritor (william Hurt) de ser arrollado o el de un vendedor de cigarros que tiene que ayudar a una hija a quien tampoco conoce, devienen en una trama que hace de Smoke una oda a las vidas calladas que entreveran ese nudo que hemos dado en llamar ciudad.

ambientada en los suburbios de New York, se ha convertido en los últimos tiempos en un canto simple y sentido a este monstruo de concreto y sangre donde, día a día, la vida se construye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: