Gente de la edad media

Robert  Fossier. Editorial Taurus; México, 2008.

La risa y el horror, incesante contrapunto en la memoria humana, son en esta curiosa visión histórica la constante revelación sobre una época ya muy manida en la academia pero, de la que Robert Fossier, tiene una idea un tanto distinta. Risa y horror porque, abordando lo medieval no desde el clásico acento historiográfico sobre caballeros, damas y clérigos sino sobre la gente común (mayoría ayer y hoy), nos revela un tiempo de necesidades, penurias y alegrías, donde los seres humanos son vistos como tales, sin los ambages distorsionantes de los libros de horas y los cantos de gesta; mejor vistos entonces desde las miserias de su carne y las limitaciones propias de este periodo.

Partiendo de una visión del hombre como hombre y nada más, Fossier se aleja no sin respeto de la tradición de estudios medivalistas en la vena de Duby, Le Goff y Braudel; ya no caminará por las rutas de la memoria escrita disponible de esa época, puesto que para el caso los textos y saberes circulantes que han llegado del medioevo hasta nuestros días son en sí muchas veces más destinados, como afirma el mismo Fossier, a la enseñanza o instrucción que a la descripción o memoria fehaciente de la forma de vida de la gente en ese entonces. Lo que ha ajustado la visión del medioevo como una época, a la luz del autor, inexactamente descrita en su lectura clásica.

Sirviéndose entonces de la arqueología histórica, de la escasísima estadística de este periodo y de lo intertextual en la memoria escrita de la época, Gente de la edad media, se plantea no como lucha en contra de la escuela histórica medievalista; más bien como contraste que llena un vacío historiogáfico: el de la vida cotidiana medieval más alla de las élites de ese momento. Su interés está en apuesta por aclarar el universo material y simbólico de la gente común; las preguntas sobre tópicos como los alimentos, la sexualidad, las dolencias, el tiempo y la muerte, ocupan un lugar especial en el texto pero su importancia es devenir mismo del abordaje hecho por el historiador: serán los restos visibles hoy de ése entonces, aunados a las prácticas cotidianas medievales que perviven actualmente, las señas de una forma de vida ya pasada; materiales para reconstruir las vidas de un campesino, un loco, un scriptor o un tabernero.

Para plantear un ir y venir por una sola vía histórica, Fossier dedica su texto al hombre que se mira a sí mismo y también al hombre observando el mundo. Un primer nivel será dedicado, vuelve la risa y el horror, a mirar la gente del medioevo en sus miedos, su idea del cuerpo (mejor contada por un trovador, que era lo usual, que por las guías y libros de horas de los señores y las damas), su forma de comportarse frente a la muerte o el paso del tiempo. Le interesa adentrarse en sus ropajes y sus alimentos, la composición de sus jornadas y caso curioso, detiene sus ojos para pensar y que pensemos sobre la niñez en ese entonces y también sobre la alcoba: sus amarguras y sus mieles.

Sin temor recrea la mirada de la gente de a pie. Escarba entre los restos para saber más sobre la peste, lío que generaría para nuestro bien actual la mentalidad de lo sanitario y en general los humores oscuros, que era como entonces se llamaban las enfermedades. Nos lleva de paseo por el campo para saber qué se cultivaba y se cocinaba. Al respecto nos señala la falsa visión del medioevo opíparo y comelón, mostrando una época que hizo en la hambruna, si bien no constante pero sí periódica visitante, su arte de la frugalidad. En fin el hobre que se compara, se mide, se piensa y como dijo César Vallejo “es lobrego, mamífero… Se abotona y se peina…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: